8 Consejos para viajar en avión con un bebé

Escrito por Judy

Volar con un bebé puede quitarnos el sueño desde el momento en que decidimos hacer el viaje.  Como se sentirá, cómo reaccionará, qué tengo que llevar, son preguntas que nos hacemos cada minuto que se acerca el ansiado día.

Una de las cosas en común que mi esposo y yo tenemos en común es nuestro amor por viajar.  Desde que nos conocimos 14 años atrás hemos tenido muchas aventuras, conociendo varios países y culturas en 4 continentes del mundo.  Antes de casarnos, nos fuimos al África, y escalamos el Kilimanjaro, creyendo que este sería el último viaje aventurero que haríamos, ya que queríamos tener hijos lo antes posible.

Y si es cierto que ya no hemos hecho viajes arriesgados, no hemos perdido el deseo de explorar después del nacimiento de nuestros pequeños.  El primero viaje lo hicimos cuando mi hijo mayor tenía tan solo 8 semanas de vida, y ahora que tiene casi 5 años se ha subido a más de 40 aviones.  Hemos volado muchas veces por vacaciones, pero también hacemos regularmente el viaje de visita a la familia al otro lado del mundo. Por eso siento que tengo suficiente experiencia sobre volar con niños y quiero compartir lo que he aprendido contigo.

1. Trata de conseguir un asiento extra en el avión.  

Como sabes los infantes de 0-2 años viajan casi gratuitamente, pero bajo la condición de que no ocupen un asiento.  Esto no es un problema cuando es un viaje corto, pero si como nosotros tienes que cruzar el océano, hacer 3 escalas, y viajar entre 24-30 horas, tener al niño en tus piernas no es una opción.  

Llega temprano al aeropuerto, se muy amable con la persona que te atiende, y pregúntale si es que el avión está muy lleno, y si existiera una posibilidad para que tu niño tenga un asiento.   Algunas veces te dirán que sí, y otras que no, pero si eso pasa, no desesperes.  Súbete al avión y antes de que cierren las puertas pregúntale a la azafata si es que hay algún asiento vacío.  Nosotros siempre hacemos esto y usualmente hay por lo menos uno para que mi esposo pueda cambiarse de lugar y dejarme el asiento libre para él bebe. 

2.  Consigue una cunita. 

Si tú bebe pesa menos de 11Kg, usualmente puedes reservar una cuna dentro del avión.  Estas son totalmente seguras y te dejan las manos libres durante el viaje.  La única desventaja es que cuando hay turbulencia debes sacar al bebe de la cuna aún cuando este profundamente dormido.

3.  Equipaje de mano que te puedas colgar. 

Lo más recomendable es una mochila, o un bolsón que puedas cargarte.  Lo importante es tener las manos libres cuando estés en el aeropuerto.  Además es mucho más fácil sacar las cosas si están en distintos bolsillos. 

4.  Esteriliza tu asiento y alrededores. 

Los aviones están llenos de bacterias.  Son tantas personas las que suben y bajan de ellos que no sabes qué se puede encontrar allí.  Y usualmente no soy de las que le tiene fobia a los gérmenes, pero no quiero comenzar mi vacación con un bebe o niño enfermo, así que apenas me siento, me pongo a limpiar con una toallita húmeda los brazos de mi asiento y la mesita que está enfrente mía.

5.  Evita los dolores de oídos.

 Cuando el avión despega o aterriza hay un cambio de presión que nos afecta los oídos.  Podemos sentir inmediatamente como se nos tapan, y sabemos que para destaparlos solo tenemos que bostezar.  Pero un bebé no sabe cómo hacerlo, y para ellos es muy doloroso tener los oídos tapados.  Por eso es importante que: les dé lactar, les des el biberón o les des su chupón para evitar que les duelan los oídos.

6.   Prepara tu bolsa de pañales.  

Cambiar pañales en el avión no es fácil.  Los baños tienen un cambiador de bebes que se despliega sobre el inodoro, pero es tan pequeño que solo un bebe de no más de 65cm de largo puede echarse bien.  Por otro lado la turbulencia no te facilita las cosas.   Prepara una bolsa pequeña con todo lo que necesitas: pañales, toallitas húmedas, crema, y un body extra en caso de que haya accidentes.   Coloca esta bolsa en un lugar accesible de tu equipaje para que puedas encontrarlo con facilidad, y asegúrate que puedas colgarte la bolsa en la muñeca, mientras cargas a tu bebe con un brazo y con el otro tratas de sostenerte mientras caminas al baño.

7.  Juega con tu bebe. 

La manera de mantener a tu niño ocupado mientras viajas es jugar con él o darle juguetes.  Pero es cierto que los juguetes pueden caer al piso, rodar, o perderse.  No quieres pasarte todo el vuelo recogiéndolos o buscándolos.  Lo que me gusta hacer es llevar juguetes pequeños que pueda enganchar en un acollador o cordón para el silbato.   Entonces llevo pequeños llaveros, o juguetes que tengas arillos y puedan ser enganchados, y hasta incluso llevo libros pequeños a los cuales les pase una cinta y les hice un nudo para poder engancharlos también.

8.  Relájate.

Lo más importante para que tú bebe este tranquilo es que tú te relajes.  Las azafatas están ahí para ayudarte, pídeles lo que necesites.   Y si tu bebé está inquieto o llora mucho no desesperes.  La mayoría de la gente allí tiene hijos y han pasado por algo similar alguna vez en su vida, así que te entenderán.  Y si no, pues ni modo, no volverás a ver a esas personas otra vez jejeje.

Eres una viajera experta? Tienes mas consejos que puedas compartir con nosotros?  Cuéntanos en los comentarios

Te gustó este articulo? Compartelo con tus amigos

 

Recibe los ultimos articulos e imprimibes en tu correo haciendo click en este enlace

Artículos relacionados (por etiqueta)

265 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Actividades Didacticas, Imprimibles, y Regalos directamente en tu correo

 

 

 

 

Buscador

 

 

Facebook